Si piensas…

Hiper-Capitalismo

Volviendo al libro “La era del acceso” de Jeremy Rifkin, asesor de un Presidente de Estados Unidos por ello poco dudoso de izquierdista radical, es recomendable reflexionar sobre el alcance que esta teniendo el capitalismo del siglo XXI, como “hiper-capitalismo” se define en el libro, donde más allá de la venta de productos se busca mercantilizar el tiempo y la experiencia humana y donde se difuminan los limites entre lo publico y lo privado.

Solo mirando a nuestro alrededor podemos ver innumerables ejemplos de lo avanzado en el libro allá por los 90:

  • La plaza publica fue lugar de encuentro social por siglos pero ha sido sustituida por el centro comercial, lugares donde el ciudadano duda si está de compras o en su tiempo ocioso.

  • Facebook es muy útil pero al final es generadora de relaciones sociales, históricamente no comerciales, dentro de una red cuyo objetivo es ganar dinero

  • Nuestra seguridad, que siempre estuvo en manos del estado, hoy esta en buena parte controlada por empresas de seguridad privada.

  • En Estados Unidos buena parte de las cárceles son privadas.

  • La salud esta siendo traspasada a empresas con animo de lucro, quizás para el sistema algún día no sea rentable que estemos sanos en exceso.

  • El deporte y el sentimiento de pertenencia a un equipo se ha convertido en un negocio de masas y una plataforma de relevancia publica, verdad Florentino.

  • Uno se divierte normalmente en sitios donde cuesta dinero divertirse.

  • La publicidad ha invadido cualquier espacio privado, una vez fui al baño de un bar y tenia publicidad justo delante.

  • Se considera cultura a lo que realmente es un producto de consumo masivo de dudosa calidad (cine norteamericano, novelas best seller, música prefabricada…) pero enorme presupuesto de marketing.

  • A lo largo del capitalismo se han tejido una serie de intereses creados ajenos a las necesidades reales impulsado por lobbies armamentísticos, farmacéuticos y de comunicación que marcan el devenir de buena parte de nuestras decisiones y sobre todo de sus beneficios.

  • El compadreo entre la política y el mundo empresarial es cada vez más obsceno, Zaplana como directivo de Telefónica, Aznar como consejero de Murdoch, el ex-canciller Schröder consejero de Gazprom, los negocios de la familia Bush, ya sabemos lo que se forro Haliburton en Iraq gracias a su ex presidente Cheney y mil ejemplo más. Bueno y el bigotes y compañía que son el ejemplo más cutre de la deriva de reparto del pastel.

  • El trabajo quizás el único valor que el sistema asignaba al individuo se ha ido devaluando y degradando hasta los 1.000 € que muchos aspiran a cobrar entre contratos trimestrales y finalmente asaltado en esta crisis con despidos masivos y rebajas impuestas de salario.

El libro concluye cuestionándose si la civilización sobrevivirá cuando la esfera comercial, tras fagocitar la esfera cultural y social, quede como único arbitro de la vida humana. Se corre el riesgo de monetizar la experiencia humana, convertir la cultura en mercancía, convertir al final al ciudadano en cliente. Por ello es indispensable marcar los limites entre lo privado y lo publico, lo individual y lo colectivo, el ser y el tener, el ciudadano y el comprador, lo social y lo comercial… si todavía estamos ha tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 24 mayo 2009 por en Ensayo y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: