Rencor

Ana, Ana, Ana¡¡¡ gritas entre sudores, te despiertas, te giras pero ella no está, no lo está desde que decidiste alejarte de tu desagradecido país, de aquel que te adoraba y ahora te ignora. Te levantas porque casi son las siete, te desperezas, avanzas hacia la pequeña cocina de tu elegante apartamento y te preparas... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑