Si piensas…

Cruzar

Llegas corriendo al cruce de la Castellana en la Glorieta de Emilio Castelar, esta ámbar, aceleras pero se torna rojo demasiado rápido, un segundo antes y hubieses cruzado!!! frenas en seco delante del paso de cebra.

Joder que no llego a la puta reunión!!!! nueve en punto y no puedes permitirte llegar tarde, eres Director pero los que te esperan lo son mucho más, por haber hay hasta un par de Consejeros y todos con esos apellidos tan largos que siempre añoraste. Llevas un año preparando la reunión para presentar el proyecto, has revisado mil veces cada punto del Plan Estratégico (con beneficios al tercer año como todos), preparaste el Plan de Marketing perfecto, cada argumento para cada punto débil y cada énfasis para cada punto fuerte… aun sigue rojo el puto muñeco, la cabeza te va a cien, en 60 segundos 100 flashes de como será la reunión pasan por tu cabeza y decides que 5 no te gustan y cambias el enfoque, otra vez más cambias, otra de tantas durante estos largos meses de jornadas interminables y sueños escasos. Nació tu hija pero no pudiste ir, la reunión de Londres era más importante y no podías volver, tu mujer Lucia digo Ana ha tenido mucha paciencia porque en un año apenas os visteis, apenas la besaste y olvidaste la ultima vez que os abrazasteis desnudos, ella lo entiende te dices seguro… pero todavía en rojo, que pasa aquí. Miras la hora en tu Hublot de dos mil euros, y siguen siendo las 9, bueno y 2 minutos, no pasa el tiempo o que! miras al frente y ves el ático del despacho del Presidente, allí estarás algún día como te prometiste desde los 23, todo tu esfuerzo y ahora a solo un cruce de la reunión que te puede llevar a un despacho cerca de allí, piensas; dos secretarias, Visa sin limite, BMW serie 7 con chófer, acceso al avión privado de la empresa, la piel se te pone de gallina  y todo eso ahí enfrente ,casi lo puedes tocar… pero el semáforo sigue en rojo, mierda vas a llegar tarde…

“Jajajaja” se oye una risa, te giras, es de un niño de unos 9 años que va de la mano de su abuelo, se le nota feliz, sonríe, es increíble como mira a su abuelo con esa expresión de admiración sincera que olvidaste entre tanto trato áspero en el trabajo, “Te quiero” oyes detrás, un chico habla por el móvil con su novia y se le ve feliz, enamorado, con ese punto de inocencia e inconsciencia juvenil, detrás del enamorado pipiolo, justo en el cruce de la vía de servicio hay un malabarista de unos ventitantos en plena actuación, las mazas vuelan en el aire en una demostración de dominio sobre lo imposible que te asombra, reparas en él y tras un maquillaje liviano vislumbras una amplia sonrisa, las mazas no le pesan, se le ve feliz, en paz y no llegas a entender porque.

Por fin verde! sales corriendo, oyes un grito, vuelves a mirar y te das cuenta que solo creíste ver el muñeco verde, porque realmente sigue rojo, entonces oyes un frenazo estridente, giras tu cabeza a la izquierda y un BMW X5 enorme te va a impactar de lleno. Cierras los ojos… recuerdas la risa del niño, el “te quiero” del joven, la sonrisa del malabarista, los besos olvidados de tu mujer y su precioso cuerpo desnudo y sobre todo te acuerdas de tu hija Alexandra… y el alma se te rompe porque no la volverás a ver más.

Un segundo después estas en el suelo inmóvil, no oyes nada salvo tu latido apagarse y justo antes de cerrar los ojos intentas recordar porque tenias que cruzar la Castellana.

Emilio Castelar

Anuncios

5 comentarios el “Cruzar

  1. unodelahuerta
    11 julio 2009

    No tiene sentido. No tiene sentido. No tiene sentido. Tres palabras, tres veces. Tres negaciones, tres pertenencias, tres sentidos. Prohibido, inalcanzable, invivible.Casa, coche, familia. Ciegos, sordos y mudos.

    Cuando dejamos de ser lo que somos para convertirnos en lo que nos han dicho que debemos ser, nos volvemos esclavos de nosotros mismos. Carcelero y preso habitan en el mismo ser. De nuevo, no tiene sentido… ni dirección.

    Amigo, me dejas un sabor agridulce. La guinda, la historia, la hiel, la historia. Hablar de la esclavitud con tanto sentimiento es sentirla muy cerca.

    “Las palabras, enanos. Los ejemplos, gigantes”. Proverbio suizo

  2. LaTia
    20 julio 2009

    Retomo la frase de “unodelahuerta”: “hablar de la esclavitud con tanto sentimiento es sentirla demasiado cerca”….y me asusta….esperando que prevalezca la ternura del niño, el sentimiento del enamorado, la sonrisa del malavarista, el abrazo de la mujer…por encima de las prisas, el estres y la ambicion que no nos hagan confundir nunca el muñeco rojo con el muñeco verde.

  3. Ezequiel
    22 julio 2009

    MiesVan espero que sea uno de tus buenos relatos figurados y no un golpe personal.

  4. MiesVan
    27 julio 2009

    Para tranquilidad de mis escasos lectores es una historia figurada, joer pero varios ya creen biografica. Si bien no es una historia ajena porque uno ha visto y oido historias siilares de gente que paso la raya de lo logico para excederse. El otro dia me contaron de un director que no fue al parto de su hijo poruqe estaba en una reunión muy importante. Y es comun ver a muchos apurar en la oficina para encontrarse al niño lavado en casita y a mesa puesta. Sin dudar mal camino eligieron.

  5. Iván Denisovich
    18 diciembre 2009

    Vuelve, MiesVan. Yo lo he hecho. Y si tú destacas en la ficción-realidad, yo ya me inventaré algo. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 6 julio 2009 por en Cuento y etiquetada con , , , .
A %d blogueros les gusta esto: